Boutique-Galería Isabel de Pedro

Descripción del proyecto

El nuevo espacio de la diseñadora Isabel de Pedro se ubica en un local con una larga tradición vinculada al arte y la moda de la Rambla de Cataluña. Primero, sede de la Sombrerería Prats – trasladada de su primera ubicación en la calle Ferran – y, posteriormente, sede de la galería de arte contemporáneo que conservó el nombre. Estos dos episodios de la vida comercial del espacio determinan fuertemente su formalización y carácter actuales.

 

Joan Prats traslada la fachada y parte del equipamiento interior de la sombrerería de la calle Ferran y los adapta al nuevo local.

En cuanto a su adecuación como galería de arte, se encargó el anteproyecto a Josep Lluís Sert y Jaume Freixa (que estaban ultimando el proyecto de la Fundación Miró de Barcelona, 1976), y redactan y ejecutan la obra los arquitectos Santiago Delas, Carlos Fernando y Manuel de Muga. El edificio, la Casa Dolors Calm, fue construida según proyecto de Josep Déu i Busquets (maestro de obras) en 1879, y reformada en 1903 por el arquitecto Josep Vilaseca y Casanova (también autor del Arco del triunfo), momento en que se construyó la fachada que nos ha llegado a nuestros días.El espacio resultante se puede inscribir en la tercera etapa de la obra de Sert, donde la preocupación por la forma reconocible del espacio interior era uno de sus rasgos fundamentales. El espacio fluido y continuo de las salas de exposición, la desaparición de la estructura vertical – embebida en los muros – y el uso del lucernario para dinamizar determinadas zonas por encima otras, configuran sus rasgos esenciales.La intervención más importante es, sin duda, la elección del espacio concreto – en clara sintonía con la imagen de la marca Isabel de Pedro y sus referentes artísticos. La nueva propuesta de adecuación plantea una intervención de mínimos, dirigida a mantener la lectura continua del espacio. El nuevo uso fusiona los dos anteriores, por un lado la colección de moda, por otro galería de arte. Todo el equipamiento se resuelve siguiendo la lógica expositiva, con los mínimos elementos posibles para cumplir los requerimientos funcionales, y con la lógica de la reversibilidad de cualquier intervención planteada. Las colecciones de moda y las colecciones de arte se irán relevendo, manteniendo el carácter dinámico y mutable del espacio.

Año
2014
Colaboración
Claudia Schneider, arquitecta
Cliente
Privado
Tarea
Restauración e Intervención en el Patrimonio